Los niños tienen veinte dientes de leche. Hacia los 5 o 6 años empiezan a cambiarlos por los definitivos. El proceso de erupción es largo. Lo habitual es que primero se empiecen a mover los de leche, se caigan y después salgan los definitivos. Pero a veces, el diente definitivo empieza a asomar detrás del de leche, que incluso puede que no se haya ni empezado a mover. Esta doble fila de dientes ha sido bautizada popularmente como “dientes de tiburón”.

Es un hallazgo común que afecta a 1 de cada 10 niños.

Es más frecuente en los dos incisivos centrales inferiores.

No es un problema grave y generalmente no es necesario ir a un especialista. Solo en algún caso concreto, se debe acudir al odontopediatra para extraer los dientes de leche.

¿Por qué salen así los dientes?

Hay tres hipótesis que podrían explicarlo, o la combinación de las tres:

– No hay espacio suficiente en la mandíbula: los dientes definitivos no se colocan justo por debajo de los de leche y salen por donde pueden.

– Aún habiendo espacio, los dientes definitivos no son capaces de reabsorber la raíz del diente de leche lo bastante rápido. Entonces cogen el camino que les ofrece menos resistencia y se colocan por detrás.

– Una simple desviación de los dientes definitivos.

¿Qué debemos hacer si no se caen los dientes de leche?

Con lo emocionante que es la caída de los dientes de leche y la llegada del Ratoncito Pérez, ¿qué podemos hacer si no se caen?.

No nos debemos alarmar. Generalmente, con el empuje de la lengua, los dientes definitivos van avanzando y, poco a poco, se reabsorben las raíces de los de leche, que cada vez se mueven más hasta que se caen por sí solos. El niño suele colaborar moviéndolos activamente con la lengua o con sus deditos. Este proceso es lento y suele durar varias semanas. Si comprobamos que la movilidad del diente cada vez el mayor, significa que lo estamos haciendo bien.

¿Cuándo acudir al Odontopediatra?

Debemos acudir a un especialista para que extraiga los dientes de más cuando:

– La convivencia de los dientes de leche y los definitivos provoquen apiñamiento o maloclusión dental.

– La causa de la doble fila sea la falta de espacio. Lo sospechamos cuando los dientes de leche están  muy juntos (sin los típicos espacios entre ellos) y/o la arcada dental es muy estrecha. Es típico de niños que se chupan el dedo o que respiran por la boca.

¿Cómo se extraen los dientes de leche?

El Odontopediatra quitará los dientes retenidos mediante anestesia local.

La extracción es rápida, sencilla e indolora. La encía se cicatriza en poco tiempo.

Después del procedimiento, se recomienda que el niño tome alimentos y bebidas frías para evitar o minimizar el sangrado de la encía.

¿Qué pasa con los dientes definitivos?

La lengua es la que se encarga de empujar a los dientes definitivos y colocarlos de forma natural en su posición correcta en la arcada dentaria.